Evaluación por competencias un reto educativo

EVALUACIÓN POR COMPETENCIAS UN GRAN RETO EDUCATIVO

Yolanda Uvalle Loperena

La tarea de evaluar por competencias es uno de los retos educativo actuales, por ello el curso de evaluación impartido por EDUTEC, permitió el diálogo en torno a las implicaciones que este gran tema tiene.

Este curso plantea 4 temas de reflexión que fueron el eje de los foros de discusión y de las actividades que se realizaron siendo: a) el campo de la evaluación, b) evaluando saberes, c) plan de evaluación y d) ejercitando la evaluación.

En el primer tema se debatieron conceptos, enfoques y modelos de evaluación. En el segundo se dialogó sobre las competencias y el tipo de saberes que se movilizan, así como el papel de las evidencias de aprendizaje e instrumentos de evaluación. En el tercero se reflexionó en torno al papel de los criterios e indicadores de evaluación y con especial énfasis sobre el portafolio de evidencias como herramienta para la reflexión y desarrollo profesional. Finalmente en el cuarto se implementaron una serie de acciones relacionadas con el ejercicio de la evaluación como el diseño de un plan de evaluación o una situación/problema.

Este curso despertó la motivación de los docentes participantes sobre cómo evaluar por competencias, proporcionando los apoyos necesarios para construir instrumentos y analizar su relación con criterios e indicadores de evaluación, se compartieron experiencias y saberes docentes muy valiosos.

Todos los temas fueron muy interesantes, pero lo relacionado con el diseño de situaciones/problemas, reafirmó el cambio de paradigma de evaluación, dado que mediante éstas (desde su planeación) se reflexiona cómo se recopilan y justifican las evidencias. Del mismo modo el uso del portafolio electrónico posibilitó una argumentación relacionada con las evidencias de aprendizaje, además un acercamiento a una evaluación auténtica.

En realidad este espacio reflexivo abrió una gama de posibilidades para evaluar competencias, su desagregación mediante indicadores y a partir de ello el diseño de instrumentos de evaluación, teniendo en cuenta los contextos educativos específicos, es decir que las producciones se relacionaron estrechamente con las escuelas, aulas y alumnos.

Estaríamos de acuerdo con Zabala y Arnau (2008) que para el desarrollo de competencias se implica la utilización de diseños didácticos (con todos sus componentes) que plantee situaciones, conflictos y problemas reales, es decir cercanos a la vida cotidiana, con el fin de lograr que los alumnos realicen una construcción personal con ejercitaciones paulatinas con diferentes niveles de complejidad y los apoyos pertinentes acordes a sus características diferenciales.

Agregaría que la enseñanza y el aprendizaje estén situados en contextos reales o contextualizados en escenarios diseñados “ in situ” para que tengan un significado para los alumnos, al relacionar el objeto de estudio con sus aprendizajes previos.

_________________________

Referencia Documental

Zabala, A. y Arnau, L. (2008). “Evaluar competencias es evaluar procesos en la resolución de situaciones problema”. 11 Ideas clave: como aprender y enseñar competencias. Ed. Graó: Barcelona, España.

Anuncios

EVALUANDO COMPETENCIAS

Por: Astrid Isuri Garza Hernández

Evaluar competencias es evaluar procesos en la resolución de situaciones-problema

(Zabala, 2008)

Para poder evaluar, necesitamos entender lo que implica el concepto de evaluación , por ello es interesante partir del concepto de evaluación que expone Casanova (1998) como un “Proceso riguroso y sistemático de recogida de datos incorporado al proceso educativo desde su inicio, de manera que se pueda tener información continua y significativa para conocer la situación y formar juicios de valor respecto a ella, y tomar las decisiones adecuadas para proseguir la actividad educativa mejorándola progresivamente”.

Desde esta perspectiva los docentes, tenemos hoy en día la encomienda de evaluar por competencias, de manera que se evalúe todo el proceso de aprendizaje de los alumnos para que vayan mejorando en su desempeño académico, entendiendo a este sistema de valoración como “Evaluar para aprender”, entendiendo además que evaluar competencias implica una evaluación auténtica, tal como lo expone Zabala en con tareas “auténticas, reales, contextualizadas“, tomando como referente múltiples evidencias de aprendizaje o desempeño que reflejen la movilización de saberes conceptuales, procedimentales y actitudinales. Priorizando también la valoración de un proceso permanente, no un solo momento de valoración, incluyendo a su vez diversos tipos de evaluación: coevaluación, heteroevaluación y autoevaluación, siendo siempre su finalidad el aprendizaje significativo y la mejora de los procesos de dicho aprendizaje.

De acuerdo al Documento “Orientaciones para la Evaluación de los Estudiantes” que emite la DGESPE en los Planes de Estudio 2012 de Educación Normal “la evaluación de las competencias implica, entre otros aspectos, que éstas deben ser demostradas, por lo que requieren de la definición de evidencias, así como de los criterios de desempeño que permitirán inferir el nivel de logro. Este tipo de evaluación no excluye la verificación del dominio teórico y conceptual que necesariamente sustenta a la competencia. En ese sentido, se requiere una evaluación integral e integrada de conocimientos, habilidades, actitudes y valores en la acción”

Es así que como docentes debemos repensar la concepción sobre el proceso de evaluación que se desarrolla en las aulas con los estudiantes, clarificando también el proceso de evaluación que nos sugieren los programas de estudio y mismos en los que debe basarse nuestra intervención docente, que si bien indican un enfoque por competencias, deberíamos de entenderlo como un modelo de evaluación totalmente formativo y continuo, en el que se tenga como meta apoyar el desempeño del estudiante a lo largo del ciclo escolar además de “calificarlo”, pues definitivamente de la valoración continua de su desempeño, se derivará al final una valoración de tipo cuantitativa que determinará si es capaz de continuar avanzando en su nivel educativo.

Enviado desde Correo de Windows

“ALGUNOS ACIERTOS DE LA EVALUACIÓN FORMATIVA BASADA EN COMPETENCIAS”

NOMBRE DEL AUTOR: Mtra. Patricia Campos Moreno

Como docente frente a Grupo, comparto con ustedes algunas ideas y beneficios que he vivenciado en esta labor de Evaluar a los alumnos bajo esta idea formativa:
Al elegir los apartados que resultaron más significativos durante la experiencia vivida recientemente en un Diplomado de Evaluación por competencias y contrastar esas teorías con el contexto actual que enfrento, quedarían en el enriquecimiento de mi tarea profesional estos apartados que les presento con los argumentos siguientes,
v La reforma educativa de 2009 a la fecha requiere de establecer un sistema de evaluación acorde con los postulados de las competencias y abandonar los enfoques centrados en la memorización y en ejercicios mecánicos alejados de la vida cotidiana del alumno. Una de las tésis centrales del enfoque por competencias es formar al alumno en el uso de la información y el desarrollo de habilidades para resolver situaciones de la vida cotidiana, construyendo proyectos a partir de problemas; así lo que se evalúa son los productos que reflejen que el alumno es capaz de resolver problemas cotidianos específicos.

v Las estrategias didácticas son el resultado de una reflexión pedagógica en un contexto y para un grupo de alumnos específico. Esta evaluación, recupera elementos básicos del campo de la didáctica, evalúa los aprendizajes desde un punto de vista constructivista.

v En el enfoque por competencias se destaca la evaluación criterial o con base en el desempeño, una evaluación por llamarla auténtica y que emplea diversos instrumentos de evaluación del aprendizaje como evidencias y rúbricas.
La evaluación auténtica se deriva en:
· Evaluar la resolución de problemas reales que sean significativos para los alumnos.
· Evaluar a partir del resultado de la integración de múltiples evidencias.

v Las evidencias deberán acompañarse del establecimiento de un criterio mínimo de ejecución o de logro, para que con ellas se muestren las competencias indispensables que el alumno desarrollo durante el curso. Además estas son presentadas de manera organizada en el Portafolio de Evidencias con una descripción breve que explique el aprendizaje o nivel de logro del alumno y podrán ser presentadas de forma digital o física.

v Las herramientas e instrumentos que se emplean para evaluar son diversos y se eligen de acuerdo a lo que se desee evaluar o las características de la competencia, se pueden emplear por mencionar algunas; desde las listas de cotejo, Diario de Clase, Cuestionarios o Rúbricas éstas son enunciados o indicadores, en los que se demuestran las competencias eje que marcan condiciones o niveles de desempeño, con escala estimativa de 3 a 5 niveles de logro.

De acuerdo a estas ideas puedo comentar que para el Nivel de Educación Especial, como para el Nivel de Educación Preescolar y Primaria Regular, este enfoque de evaluación, que se ocupa de evaluar la resolución de problemas que hacen los alumnos, las capacidades y habilidades que ponen en juego, así como los procedimientos y apoyos que emplean para llegar al objetivo o a metas comunes que se establecen, durante la planeación ha resultado favorecedor; porque se valoran las tareas, los procedimientos, las formas de relacionarse, las actitudes, formas de interacción: individual o en equipos, étc.

Ademas, ya en el campo de Especial por las características de los alumnos de este nivel las formas de evaluaciones anteriores a la evaluación formativa, los perjudican porque miden procesos, de memorización y aplicación de fórmulas, elección de ítems confusos en las evaluaciones escritas y que por ejemplo en alumnos con Síndrome de Down o discapacidad intelectual, no alcanzarían valores de promovidos.
Sin embargo, como profesores titulares de este nivel es necesario hacer adecuaciones en estrategias, formas de dirigir los aprendizajes, materiales, a veces los mismos libros de texto de la SEP, para plantear ante los alumnos los niveles de logro y potenciar sus competencias, partiendo de lo que si pueden hacer.
Así pues, la Evaluación que se identifica como auténtica considero que es la idónea para este tipo de alumnos ya que ellos son más hábiles para efectuar procedimientos, la mayoría desarrolla sus formas de aprender visuales y motoras y demuestran diversas formas de resolución de problemas, con variadas formas de intervención, además de que sus evidencias reflejan los logros que han alcanzado, aún cuando sean alumnos con deficiencia en lenguaje por medio de sus evidencias se comprueba sus aprendizajes obtenidos.
Estas ideas expuestas, ojalá les dejen la inquietud como docentes de indagar más sobre el tema y poner en práctica varias de las premisas y tésis de este modelo de evaluación constructivista, ya que es un campo nuevo y presenta varias alternativas para mejorar la evaluación de niños especiales, mediante la resolución de problemas cotidianos que los preparen a enfrentar su mundo real.

La Importancia de la Evaluación por Competencias

Adda Alejandrina Peniche Lozano

La Importancia de la Evaluación por Competencias

El docente se encuentra frente al reto del aprendizaje por competencias, y es este es un mosaico de posibilidades y para el sistema educativo, las competencias son el conjunto de capacidades que incluyen conocimientos, habilidades, actitudes, destrezas y valores, que una persona logra mediante procesos de aprendizaje y que se manifiestan en su desempeño en situaciones y contextos diversos.

En los últimos tiempos el término “competencias”, impacta el desempeño docente, y se ha convertido en el centro y motivo de diversas reformas, que pretenden innovar, hacerlo eficiente (y eficaz) y además estandarizar los procesos educativos, las políticas educativas actuales, han marcado un sello particular al incorporar el desarrollo de competencias como idea central de sus planteamientos, es común escuchar la mención de reformas educativas por competencias, en los planes de estudio por competencias, planificación por competencias, certificación de competencias docentes, evaluación por competencias, todo esto implica un mayor reto para los profesionales de la educación, y esto exige una nueva relación entre el docente y su práctica educativa, por lo que se requiere nuevas formas de aprender, más que de enseñar, exigen una pedagogía diferenciada, nuevos métodos, trabajo colaborativo, interdisciplinar y multidisciplinar, un cambio definitivo en el quehacer docentes, esto requiere el desarrollo de nuevas competencias y enfrentar lo que se necesita en el sistema educativo.

Las competencias docentes requieren, práctica docente reflexiva, trabajo en equipo y por proyectos, autonomía y compromiso, tratamiento de la diversidad, las situaciones de aprendizaje, sensibilidad con el conocimiento, prudencia con los procesos, implementar nuevos recursos didácticos, conocer y aplicar nuevas estrategias de enseñanza ya que no podemos negar que actualmente nos encontramos frente a nuevos escenarios para la función de la enseñanza, lo cual implica un cambio de los roles tradicionales de los directivos, los padres de familia, los maestros y los alumno.

El nuevo rol del docente que necesita el ser competente para la enseñanza y el aprendizaje debe utiliza su pensamiento crítico y creativo para la solución de problemas y la toma de decisiones, ser capaz de resolver problemas a través de su capacidad de abstracción, análisis y síntesis, también ser autodidacta, aprender de manera permanente y utilizar su comprensión lectora para ampliar sus conocimientos, distinguir hechos, interpretaciones, opiniones y valoraciones en el discurso de los demás, para coadyuvar en la toma de decisiones, aplicar todos sus conocimientos para transformar sus prácticas, de manera responsable.

Es aprender de manera autónoma y mostrar iniciativa para auto-regularse y fortalecer nuestro desarrollo personal y profesional.

¿Qué es la evaluación por competencias?

“La evaluación en el enfoque de competencias plantea la integración de conocimientos, habilidades, actitudes y valores en el desempeño de una actividad específica. En consecuencia, su orientación, tiempos, modalidades y estrategias asumen rasgos particulares que deben ser atendidos por los docentes y directivos de las Escuelas Normales, de manera que, efectivamente, pueda dar cuenta de la naturaleza del proceso y de los resultados que logran los estudiantes”.[1]

La reforma curricular de la educación normal se sustenta en tres orientaciones curriculares: el enfoque basado en competencias, el enfoque centrado en el aprendizaje y la flexibilidad curricular y académica. Considerando el primer enfoque, la evaluación en los nuevos planes y programas de estudio consiste en un proceso de recolección de evidencias del logro de las competencias, para la emisión de juicios de valor sobre el desempeño de los estudiantes a partir de su comparación con un marco de referencia, constituido por las competencias, sus unidades o elementos y los criterios de desempeño, definidos en el perfil de egreso y en cada uno de los cursos. Este proceso permite identificar aquellas áreas que requieren ser fortalecidas para alcanzar el nivel de desarrollo requerido[2].

La evaluación por competencia requiere que estas deben ser demostradas por lo tanto se necesitan evidencias, criterios de desempeño que nos permitan deducir el nivel de logro del alumno (o los alumnos) y se necesitan tres tipos de evidencia de conocimiento, de productos y de desempeño.

La recolección de datos del aprendizaje se asocia al uso de los instrumentos de evaluación y en este contexto se entremezclan instrumentos e indicadores de evaluación que pretenden diagnosticar cuando a aprendido el alumno, todo instrumento además, de diagnosticar y servir para una calificación, debe ser punto inicial de acción para mejorar el proceso de aprendizaje y la enseñanza.

En el cuadro se muestra las diferentes técnicas e instrumentos de evaluación y los aprendizajes que pueden evaluar.

Técnicas Instrumentos Aprendizajes que pueden evaluarse
Conocimientos Habilidades Actitudes y valores
Observación Guía de observación X X X
Registro anecdótico X X X
Diario de clase X X X
Diario de trabajo X X X
Escala de actitudes X
Desempeño de los alumnos Preguntas sobre el procedimiento X X
Cuaderno de los alumnos X X X
Organizadores gráficos X X
Análisis del desempeño Portafolio X X
Rubrica X X X
Lista de cotejo X X X
Interrogantes Tipos textuales: debate y ensayo X X X
Tipos orales y escritos: pruebas escritas X X

Figura 1, p.p. 21, Las estrategias y los instrumentos de evaluación, desde el enfoque formativo, SEP, México 2013

Los indicadores son los rasgos o caracterizadores cualitativos de una conducta, un producto, un proceso o de un instrumento de evaluación estandarizado y pueden enfocarse en distintos niveles del objeto que intentan cualificar, como por ejemplo, en sus rasgos formales, de contenido, de procedimientos, o en habilidades o competencias demostrable mediante observación directa, muchas veces traducible en una cuantificación o conversión en una nota o en un puntaje, concepto o porcentaje de logro.

Los indicadores, en consecuencia, vinculan un fenómeno material como una prueba, un discurso, una conducta, un contenido, una habilidad, con un marco de evaluación abstracto, previamente estipulado y sostenido en un marco teórico que completa un paradigma pedagógico como el constructivismo y un campo disciplinario como las ciencias sociales.

Los indicadores desagregan analíticamente el núcleo de contenido de la competencia, que a su vez, representa el conjunto mayor del cual los indicadores son referentes.

En estas condiciones la labor de los docentes debe centrarse en: la utilización de adecuadas estrategias para enseñar y los correctos instrumentos y herramientas de evaluación, para que los estudiantes consigan aprender y lograr de esta manera que la educación se convierta en verdadera promotora del desarrollo, que conduzca al educando más allá de los niveles alcanzados en un momento determinado de su vida, propicie la realización de aprendizajes que superen las metas ya logradas y forme las competencias integradas que se requieren en la sociedad actual.

Este fue un tema abordado en el curso Evaluación por competencias que trabajamos por espacio de 2 meses, curso ofrecido por Educación, Tecnología y Conocimiento A.C. Una experiencia que me llevó a profundizar en las formas de evaluar con este enfoque descrito.

TIEMPO DE CAMBIAR, TIEMPO DE EVALUAR. EL DESARROLLO Y EVALUACIÓN DE COMPETENCIAS.

Por: Kenia Lizeth Ferrer García

En ocasiones como docentes, nos sentimos abrumados, llenos de dudas sobre ¿qué tipo de actividades plantear a nuestros alumnos?, ¿qué hacer para que aprendan?; se generan este tipo de pensamientos, sin embargo, nos quedamos con esas ideas entrelazadas y evitamos buscar soluciones, en ocasiones el miedo, la incertidumbre se apoderan de nosotros; desde el punto de vista de Gerver, R.,( 2013), asevera que el cambio nunca tendrá lugar si no se está dispuesto a cambiar de forma de pensar, asegura que los grandes cambios necesitan tiempo, puesto que son orgánicos, crecen y evolucionan, en las siguientes líneas te propongo a que inviertas tiempo para conocer la importancia de trabajar y evaluar las competencias de nuestros estudiantes.

Posterior a realizar el módulo Evaluar por Competencias, analizar, textos intercambiar ideas con mis compañeros y compañeras, iniciaré este recorrido clarificando que la enseñanza de COMPETENCIAS, pretendefacilitar la capacidad de transferir ciertos aprendizajes, que en otros modelos educativos se han presentado descontextualizados, a situaciones cercanas a la realidad, por este motivo, representa que los docentes redefinamos el objeto de estudio de la escuela (Zavala, A., 2011).

La UNESCO (1996, 1998) propone la necesidad de fomentar una cultura de la evaluación en las IES, promoviendo la calidad, la evaluación y acreditación a través de la autoevaluación, autorregulación, a través de la participación de la comunidad académica, (alumnos, docentes, programas) con el fin de mejorar la calidad.Es preciso reconocer la urgencia de un cambio en la visión de la evaluación, considerando que la evaluación es un elemento clave en la toma de decisiones, que propicia la mejora de una institución, programa o situación evaluada, contribuyendo así en su transformación.

a perversión del sentido de la evaluación en la enseñanza ha comportado que esta se entienda sólo como un medio para conocer la competencia adquirida en la resolución de pruebas estandarizadas y el único objeto de enseñanza posible en la escuela sea solo aquello que puede ser evaluado con un examen escrito. Sin embargo, desde otra perspectiva, cuando se refiere a evaluar competencias, se traduce como: reconocer la capacidad que un alumno ha adquirido para dar respuesta a situaciones más o menos reales, problemas o cuestiones que tienen muchas probabilidades de llegar a encontrar, aunque es evidente que nunca del mismo modo en que han sido aprendidos (Zavala, A. y Arnau, L., 2008).

Ser competente supone ser capaz de responder de forma eficiente ante una situación real, para actuar ante realidades que integren conocimiento, habilidad o actitud y, por lo tanto, que posibilite que puedan ser utilizados en otros contextos.

Hasta este momento se ha abordado la importancia de la evaluación, enseguida se presentan algunos puntos clave para elaborar las actividades de evaluación de las competencias:

  • · Establecer la situación-problema, donde el estudiante deberá movilizar un conjunto de recursos de diferente orden. En ese momento aparecen las actividades de evaluación, deben implicar la realización de diferentes tareas para conocer el grado de dominio de los distintos componentes y, a través de ellos, de la propia competencia.
  • · Cada una de las actividades debe corresponder a ciertos indicadores de logro de la pertinente competencia específica, es necesario identificar indicadores de logro para cada uno (conceptuales, procedimentales y actitudinales), de manera integrada o que se puedan integrar en la competencia correspondiente. Se pretende evaluar el grado de aprendizaje de una competencia específica, a partir de sus indicadores de logro.
  • · Para realizar la evaluación, es importante diseñar y utilizar instrumentos y medios de evaluación variados en función de las características específicas de cada competencia y los distintos contextos donde se lleve a cabo. Que permitan retroalimentar las evidencias realizadas por los estudiantes. Al principio puede tornarse complejo el diseño de instrumentos, sin embargo, al consultar textos, cuestionar a colegas e investigar algunos ejemplos, se convierte en una tarea fácil que permite convertirnos en docentes más objetivos.

Inicia el cambio de perspectiva, promueve una cultura de la evaluación que permita movilizar saberes y desarrollar de manera integral a nuestros estudiantes.

REFERENCIAS

Delors, J., (2004).La Educación encierra un tesoro. Informe de la Comisión Internacional sobre la Educación para el Siglo XXI. UNESCO. Francia. Disponible en: htttp://www.unesco.org/education/pdf/DELORS_S.PDF

Gerver, R., (2013). El cambio. Ed. Conecta, ISBN-10: 8415431767

Zabala, A. y Arnau, L., (2008). IDEA CLAVE 11. Evaluar competencias es evaluar procesos en la resolución de situaciones problema. En: 11 Ideas clave: como aprender y enseñar competencias. Ed. Graó, 4ª reimpresión 2008. Barcelona España. ISBN: 978-84-7827-500-7