Recorrido académico

Dinorah Hdez.

Hecelchakan, Campeche.

f1El planteamiento de enseñar por competencias ha tenido auge en los últimos nueve años y conlleva a plantearse retos en el quehacer docente para mejorar el aprendizaje de los educandos;  formar en al alumno las competencias para la vida es el reto principal y un vehículo para coadyuvar es el uso de la información y el desarrollo de aquellas habilidades que servirán para solucionar problemas.

El curso de evaluación, ha permitido transitar y ejercitar por el concepto de evaluación por competencias y la relación de aquellos otros términos que permiten en la nueva manera de evaluar y desentrañar como obtiene un determinado producto el aprendiz y en qué medida ha logrado construir su aprendizaje. En la enseñanza se habla de la construcción de proyectos a partir de problemas, este proceso incluye al término un producto que deberá reflejar que el alumno es capaz de resolver problemas cotidianos o relativos a su contexto.

Las estrategias didácticas aplicadas involucran una reflexión sobre un contexto de un grupo determinado de alumnos, en este tema surge la llamada evaluación criterial o mejor dicho con base a un desempeño, también surge la evaluación auténtica, con aquellas tareas múltiples que surgen en el proceso del proyecto de acuerdo a un problema real; no se consideran sólo los exámenes, aparecen y dan respaldo a la evaluación los instrumentos como rúbricas, listas de cotejo y otros. Lo anterior se caracteriza porque parten de tipificar desempeños.

Con el presente curso se ha clarificado que la evaluación por competencias toma su sustento de la evaluación autentica y considera que una evaluación sólo se hace presente cuando se pueden resolver los problemas planteados y que sean reales, ¿cómo saber que se ha podido resolver y en que tan bien se ha realizado? Para ello el alumno realiza una serie de actos pensantes, actitudes donde demuestra su destreza. Uno de los instrumentos conocidos en estos días es el portafolio, integrado por evidencias que el alumno realiza durante el proceso. El portafolio formado por actividades que denotan un indicador debe ser conformado mediante una planeación, y evaluado mediante otros instrumentos.

La evaluación formativa se debe realizar tomando en cuenta la identificación de las competencias de la unidad de aprendizaje que el estudiante desarrollará en cada curso y sobre las que se centrará su evaluación. El docente debe verificar que exista una relación de congruencia entre los elementos de cada unidad de aprendizaje como son las competencias, las actividades, las evidencias y los criterios de desempeño. Las situaciones de evaluación deben integrarse al proceso de aprendizaje como una actividad más. Deben ser situaciones que permitan conocer las estrategias usadas por los estudiantes para resolver una determinada tarea, autorregularse y crear su sistema personal de aprender a partir de la reflexión de sus propias acciones, para su valoración entran en juego las matrices o rúbricas, las listas de cotejo. La integración de las todas las acciones permite observar y reflexionar de modo general, permitiendo visualizar al grupo y realizar comparaciones de igual modo pensar en la toma de nuevas direcciones para mejorar el proceso en caso de requerir mejoras. Todo esto fue abordado en el curso Evaluación por competencias.

Tantos aprendizajes, tantas experiencias y sobre todo tanto que nos falta en educación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s