Cómo aprendemos

Por: PALOMA DE JESUS MEDINA MARTIN

  

El ser humano desde que nace se encuentra propenso aprender dentro del entorno en donde se desenvuelve, por lo tanto cada individuo trae consigo distintas capacidades y habilidades que serán desarrolladas con el paso del tiempo, cada uno tiene distintas maneras de aprender con un ritmo distinto a los demás. (Pozo 1989) Estamos especialmente diseñados para aprender con mayor eficacia posible en nuestros primeros encuentros con esa cultura, reduciendo al mínimo el tiempo de adaptación o personalización de la misma, que aun así es muy largo.

Así mismo el individuo se integra a una institución educativa donde sus conocimientos y aprendizajes innatos son productos de su actuar cotidiano, es en este momento donde el papel del docente tiene una gran responsabilidad en el cual es identificar ¿Cómo aprenden sus alumnos? Es una situación algo compleja y complicada por las implicaciones que conlleva. Sin embargo cuando estas formas de aprender pueden ser identificadas en algunos alumnos facilita y orienta el trabajo del docente.

LogrosSXXIAhora bien las formas de aprender pueden clasificarse en actitudinales, procedimentales, y conceptuales, lo que se refiere a cada una , la actitudinal es todo el actuar de un individuo que va formándose a través de las interacciones en su medio, sin embargo cómo podemos enseñar a niños este aspecto actitudinal , se me ocurre en el aula crear un espacio donde se realice el juego simbólico donde permita observar actitudes y también fomentar actitudes positivas ante situaciones que se generen en ese momento, de igual manera el aspecto procedimental se define como parte importante para llevar a cabo alguna tarea donde le permita al individuo crear algo a través de un procedimiento que al final este se reproducirá en un producto puede ser tangible o al contrario, ahora bien el conceptual puede darse con la idea que tenemos sobre algo, así como también los conceptos que vamos aprendiendo de un contenido en particular. Estas clasificaciones en el aula pueden ser aprovechadas para identificar lo que queremos alcanzar con los alumnos y dependiendo del propósito enfocar hacia una de estas clasificaciones sugeridas por el siguiente autor (COLL, POZO, SARABIA y VALLS, 1992) Esta clasificación propone un tratamiento escolar diferenciado aunque integrado de los diversos tipos de contenidos (COLL, 1986), sugiriendo a los maestros diferentes vías de acercamiento a contenidos verbales, procedimentales y actitudinales, basadas en actividades de aprendizaje y evaluación específicas. Cabe mencionar que esta clasificación para el autor no es muy eficaz porque deja de un lado, los valores, emociones y ámbitos sociales sin embargo considero que estos elementos se encuentran implícitos en el actuar de los alumnos en la realización de cualquier trabajo, ya que al momento de realizar esta clasificación y enfocarlo al alcance de una competencia o un contenido curricular, la organización de los alumnos puede variar como puede ser en equipos, en binas y de manera colectiva, esto pone de manera implícita valores al convivir y ámbitos sociales al interactuar con sus iguales entre otras situaciones que se ven favorecidas.

Ahora bien cada uno de nosotros como mencionaba anteriormente aprendemos de manera diferente, algunos tienen estilos de aprendizaje kinestésicos, auditivos y visuales, así como también el Aprendizaje de sucesos o adquisición de información sobre las relaciones entre acontecimientos (o conjunto de estímulos) esta se refiere cuando el individuo predice que cierta acción va tener una consecuencia, así como posiblemente hay situaciones que generan emociones y por lo tanto sucede el aprendizaje donde nuestro cerebro capta que cierta situación produce cierta emoción. De igual manera se encuentra el Aprendizaje de conductas o adquisición de respuesta, en esta se referirse a que cuando ya se deduce que cierta situación tiene una reacción, el individuo ya identifica que ciertos acontecimientos provocarán algo, sin embargo como persona puedo modificar la conducta para que la respuesta cambie. Estas por mencionar algunas de los aprendizajes, lo podemos ver reflejado cuando los alumnos comienzan a desenvolverse en diferentes situaciones en el aula y al mismo tiempo asumen actitudes en ocasiones negativas que saben que estas provocan un conflicto en el aula por ejemplo al gritar y correr por todo el salón de clases, la reacción será que el maestro les llamará la atención para que modifiquen esa actuación, sin embargo sucede que el alumno vuelve hacer la misma acción en repetidas ocasiones y el maestro vuelve a intervenir de la misma manera esto lleva a que el alumno aprendan que no hay un reacción del maestro que lo haga reflexionar por eso lo hace repetidas veces, sin embargo el docente puede modificar su conducta y su reacción para que el alumno se aprenda que su actitud en el aula no es la adecuada.

Es importante decir que cada situación requiere de una estrategia para el aprendizaje el individuo como un ser total su mente tiene la capacidad para almacenar información sin embargo requiere de estímulos externos para que se produzca un aprendizaje interno, estos estímulos pueden ser múltiples y son las llamadas estrategias de enseñanza para poder brindar aprendizajes en los alumnos, es preciso que el maestro conozca las maneras de aprender y pueda implementar las estrategias para favorecer el aprendizaje, por lo tanto la instrucción se traduciría en crear condiciones favorables para ciertos tipos de aprendizajes como dice el autor Pozo el análisis de las situaciones de aprendizaje debe iniciar- se en los resultados y procesos para concluir en el diseño de unas condiciones óptimas o más adecuadas para el aprendizaje, los maestros sólo pueden intervenir en las condiciones en que se produce el aprendizaje, y mediante esa intervención actuar indirecta- mente sobre los procesos mentales del aprendiz en busca de los resultados deseados.

Podemos revisar los tipos de aprendizaje, los estilos y las maneras en que cada autor establece las formas en las que el ser humano adquiere conocimientos, sin embargo son una variedad y considero que cada una tiene cierta relación ya que los definen de distinta manera pero pueden referirse a un tipo de aprendizaje en común. Cada persona tiene un proceso cognitivo diferente así como también varía la capacidad de procesar e interpretar información y transformarla, ya que esto se debe al potencial que tiene nuestra mente, es el instrumento principal para dotarlo de información, esta se encuentra en constante recepción de hechos y sucesos que lo llevan a un aprendizaje, sin embargo durante el proceso recupera conocimientos viejos para posteriormente relacionarlo con lo aprendido y poder enriquecerlo con los saberes nuevos, la mente funciona como una máquina que procesa información como un sistema interconectado a situaciones vividas que al mismo tiempo las va organizando como una red para el uso de la información, así como menciona (POZO et al., 1992; RODRIGO, 1993). La información que aprendemos con un significado, como parte de una organización de conocimientos más amplia, se recuerda mejor que los datos que adquirimos aisladamente. Un proceso de adquisición muy eficaz es relacionar una nueva información con representaciones ya contenidas en la memoria en lugar de adquirirlo como un elemento de información independiente.

En conclusión para enseñar y aprender necesitamos saber cómo funciona nuestra propia mente, para después implementar estrategias para favorecer el aprendizaje, también al conocer la forma de almacenar información, podemos clasificarla como lo hacen otros autores en los tipos de aprendizaje, para retomar las estrategias que proponen para favorecerlas, hago mención de ello ya que hay que convertir el aprendizaje en algo significativo para el que aprende, es decir no todas las personas pueden tener el mismo aprendizaje significativo, hasta el momento que ese aprendizaje se convierte en su manera de aprender entonces es cuando se transforma en un aprendizaje relevante o significativo.

Anuncios

Didáctica del aula del siglo XXI

LogrosSXXI

Presentación del curso

La mayoría de los teóricos de la educación estarán de acuerdo en que las teorías de la enseñanza son preescriptivas, porque se proponen optimizar el aprendizaje o resolver el cómo eficientar la labor docente a fin de lograr buenos aprendizajes, por el contrario, las teorías del aprendizaje son descriptivas; cualquiera que sea la argumentación, la conclusión es que la separación y el aislamiento provoca que los resultados se reflejen en los egresos y por tanto las competencias no sean las esperadas.

¿Qué criterios han de considerarse para el diseño de la instrucción que logre aprendizajes esperados y competencias pensadas en correspondencia con la exigencia social? Es una interrogante añeja que cobra sentido al reconocer que los tiempos actuales nos ofrecen muchos descubrimientos para potenciar el aprendizaje y la enseñanza, una discusión amplia y un ambiente social que nos obliga a conocer, debatir, asumir y reconocer como premisas para poder cambiar y ser docentes más competentes.

El curso de Didáctica para el aula del Siglo XXI es parte del diplomado Planeación y evaluación por competencias, los otros cursos son: La instrumentación didáctica por competencias y Evaluación por competencias, pretenden potenciar el quehacer docente con un atractor dinámico constituido por la misma práctica docente de los participantes, es decir los diversos puntos de la experiencia y la formación docente de quienes se atreven a tener una actitud de departir y construir comunidad de aprendizaje con sus iguales en cualquier contexto y/o situación.

El Curso Didáctica del Siglo XXI nos lleva a interaccionar con la seguridad que ahí es el mayor potencial de aprendizaje, facilita elementos mediadores que potenciarán el saber y nos articulan a través de un diálogo de saberes, como lo establece el pensamiento de la complejidad.

 

Intenciones:

  • Reconceptualizar el proceso didáctico en el aula para identificar los potenciales de mejora en los aprendizajes.
  • Analizar el contexto educativo actual para ubicar el campo de la didáctica y su transformación.
  • Revisar los procesos didácticos en las diferentes asignaturas,
  • Elaborar y aplicar procesos de intervención didáctica en el aula.

 

En su desarrollo viviremos un proceso de reflexión que nos dispone a nuevas acciones, para compartir lo que estaremos analizando, tendremos un blog de publicaciones que nos obliga a cuidar lo que hacemos y a compartir cada idea que nos parece pertinente. Los productos serán desde el análisis de textos, ligados con la práctica docente, hasta el diseño de nuevas situaciones.

El curso ha sido organizado en 4 temas, cada uno para trabajarse en un aproximado de 15 horas, o por una semana, según la instrumentación y la modalidad elegida localmente, en todos ellos el elemento sustancial es el aprendizaje social, por tanto los espacios de discusión tienen un valor mayor, pues es el espacio en donde evidenciamos nuestros aprendizajes.

 

Temario:

 

  Unidad Temario
El espacio de la intervención didáctica.

Una sociedad en cambio y sus efectos en el currículum escolar. El sistema formativo.

El vínculo social, entre la docencia y la selección de cultura a enseñar en las escuelas.

El sistema epistemológico de la Pedagogía.

El campo de la didáctica

La didáctica y su campo de conocimiento,

La relación entre didáctica y currículum

Las estrategias y técnicas didácticas

Didácticas específicas Didáctica de las matemáticas, de la lengua y literatura, de las ciencias experimentales, de las ciencias sociales, de las lenguas extranjeras.
La intervención didáctica. Diseño y aplicación en contexto.

Los ámbitos de intervención.

La elaboración de diagnósticos en el proceso de intervención,

Estrategias didáctico – organizativas en los procesos de intervención didáctica.

 

La confianza es elemento vital, por tanto el curso será acompañado por un tutor experto y estará disponible las 24 hrs cada uno de los espacios y materiales. El participante diseña su propia agenda de trabajo considerando que debe dedicar al menos 15 horas por semana al trabajo autónomo y de colaboración. Lo que no es válido será llegar al final con sus trabajos sin haberlos construido en los espacios y compartido con el grupo y sin haber participado en el debate constructivo.

Para la acreditación del curso se requiere obtener un mínimo de 70 puntos en una escala de 0 a 100.

Sin más preámbulo, te damos la bienvenida a esta travesía que realizaremos juntos, esperamos que la vivamos con intensidad y nos deje aprendizajes significativos.